orumar

PRESENTACIÓN

foto que representa el duelo

Foto de Humberto Terenziani

Los cambios estructurales que hemos sufrido en la sociedad occidental a nivel familiar, laboral o relacional entre otros, están facilitando que nos olvidemos de pensar en la muerte, que escondamos la enfermedad y la expresión del dolor por la pérdida de un ser querido.

La muerte es parte integrante de la vida y obviarla no hace sino aumentar la angustia y la ansiedad cuando inevitablemente tenemos que enfrentarnos a ella, bien porque hemos perdido a un ser querido, o bien porque es nuestra propia muerte la que nos mira de frente.

La pérdida nos obliga a reestructurarnos emocional y afectivamente. Si tenemos el espacio y el apoyo adecuados en el momento en el que los estamos necesitando, esta recomposición tendrá un recorrido más esperanzador.

Si no nos permitimos sentir el dolor de la perdida, ese dolor se puede instalar con comportamientos poco saludables, o aparecer más tarde de forma descontrolada con crisis, depresiones y otros problemas.

Por ello, se quiere ofrecer un espacio y un tiempo a los sentimientos que surgen en las personas ante la pérdida de un ser querido o ante la muerte.

 

 

 

Web desarrollada por: Saregune

Siguenos en: Saregune